Los libros que nos salvaron la vida

“En el extranjero, los libros me salvaron la vida”. El extranjero puede ser salirse del territorio geográfico al que reconozcamos como casa, pero también el extranjero del colegio, instituto, trabajos y demás espacios de socialización. Mi propio nombre significa “extranjera”, y siempre me he sentido muy ajena a la norma no escrita, a los anuncios que reflejaban realidades distintas a la mía, a protagonistas de película que no se asemejaban a mis guiones. Entenderéis porqué Bárbara, la extranjera de sí misma, empató tan bien con Mili Hernández, una de las socias de Berkana, en una entrevista que acabó siendo una reveladora charla de casi tres horas.

Ya hace casi dos años que me aventuraba que la situación era muy complicada, que el modelo de negocio estaba muy afectado y que ya lo había probado todo: ofrecer servicio de restauración, realizar presentaciones, los primeros visionados de L Word en Madrid -y casi diría que de España-… El panorama resulta complicado para cualquier librería, no desvelo ninguna novedad, cuanto más si está especializada en lo diverso, en todas las siglas que queramos añadir a lo LGTBQI.

Mili apostó por “libros a demanda” y así ofreció las historias que necesitaban vivir personas que habían perdido la autoestima, las ganas de existir. Y gracias que tenemos que darle no solo por esa ventana a la vida, sino por haber incidido en los hábitos de lectura, desde la novela romántica a los primeros ensayos queer. Después de su Egales surgieron editoriales como Dos Bigotes y La Calle. Ellas también pierden si perdemos Berkana.

Hablaba a comienzos de este año en eldiario.es de ese necesario bálsamo de cotidianidad que nos regala la cultura. ¿Qué haremos cuando los libros no hablen de nosotrxs, cuando no sepamos dónde encontrar esas formas de vernos en el mundo? Berkana necesita todo lo que nos ha dado en estos 24 años, que no han sido solo libros, ha sido Chueca, ha sido un espacio donde debatir, donde poder ser muchas cosas además de personas LGTBQI, pero nunca más extranjerxs de nosotrxs mismxs. #SalvemosBerkana.

Podéis apoyar a Berkana comprando libros a través de su web y también aportando una cuantía económica en su crowdfunding.

¡Compartir es vivir!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

0 comments